Una grúa-puente (puente grua) es un bien de equipo ubicado en el segmento de la elevación y manutención. Su función principal es la manipulación de cargas dentro de un espacio delimitado sin necesidad de dejar pasillos ni espacios intermedios pudiendo así rentabilizar mejor el espacio sea cual sea la carga a manipular. En la actualidad podemos distinguir dos tipos: grúas de proceso y grúa estándar o universales.
Grúa de proceso son aquellas grúas hechas a medida para sus procesos de planificación, construidas y diseñadas individualmente para sacar la máxima eficiencia, disponibilidad, y seguridad.
Grúa estándar o universal es aquella grúa que con una fabricación estándar de sus componentes y con un diseño individual de su estructura en función de la longitud y capacidad de carga nos de la máxima calidad, rentabilidad, fiabilidad y siempre a un mejor precio.
Dentro de estos dos grandes tipos podemos distinguir varios modelos:
Grúas-puente monorraíles.
Grúas-puente birraíles.
Grúas-puente semi-pórticos.
Grúas-puente pórtico.
Grúas-puente telescópicas.